Algar

This reading was recorded by Alessandro Mistrorigo for Phonodia in Madrid, Spain, the 22nd of August, 2017.

Read by Luis Antonio de Villena on 24 August 2017

Algar

Abrió los tersos muslos en penumbra.
(La noche era sedosa. De lirio y miel el aire.)
Y en aquel joven esplendor de maravilla,
ebria, urgida, como pequeño animal acariciante,
la lengua tanteó el oscuro clavel extendido,
la carne rosa que cedía al empuje salival del otro
y, lentamente, entre dulces espasmos y gritos
de ayuda y muerte, mientras el atlético cuerpo
vibraba en tensiones, siguió el pequeño cetáceo
flor adentro, río profundo, agua de caña adentro,
buscando más delicia en el bohedal bendito
donde es oscuro el reino y la carne se excede en brillo.
Buscaba más la lengua, más hondura, más goce,
mayor placer (siseos, torsiones), más sinsentido
hermoso en aquel cuerpo abierto, joven, floral, tendido.
Y el espíritu de un rey viril chilló extasiado
y los labios grana balbucieron ideas perturbantes,
porque el pálido reptil, la suave blanda amiga
había hallado al fondo misterioso de la gova
un rubí encendido de fulgor y dicha que quebró
el cuerpo todo del muchacho oscuro, mientras sus muslos
y su cintura entera, el portento de materias celestes
y desnudas, gritó hasta morir, abierto y sucio.
La lengua, por fin había tocado el escondido
cárdeno diamante, y el chico se rompió en delicia.
Abrázame, mánchame más, soy tuyo…
(Era aquella noche de seda, lirio y miel,
años atrás, cuando holló el oscuro clavel
y el vedado rosal azul de la ternura,
el código viril del samurái secreto,
el esplendor perfecto de esa luz escondida.)

from Proyecto para excavar una villa romana en el páramo (Madrid: Visor, 2012).

Share this Poem with your co-workers or friends