Bajo la luz del norte

This reading was recorded by Alessandro Mistrorigo for Phonodia in Valencia, Spain, the 6th of July, 2017.

 

Read by Jaime Siles on 6 July 2017

Bajo la luz del norte

Only in darkness is thy shadow clear
Hart Crane

Ya casi está la tarde
como el magnolio en Dresde :
con un color de malva
azul o rosa o verde.

Está tibia la luz esta mañana
de primavera en que ,
como en mi propia vida,
todo renace, resucita y vuelve.

Atrás queda dormido
un aire espiriforme que disuelve
en el perlado flujo de su río
el líquido legado de la muerte.

Sólo tenía dentro de los ojos
el nacarado níquel de la nieve
y, sin embargo, no nevaba
porque era marzo y primavera en Dresde.

Pero dentro de mí se abría paso
un blanco derretido por la fiebre
y la retina removía lenta
el lienzo musical del Veronese.

¿De qué remoto mundo me venía
este mosaico sobre fondo verde
que mezcla imágenes de ayer con las de hoy
y las extiende sobre mí y mece

en este flujo múltiple que veo
dentro de mí fluir y sucederse,
mientras las borra algo que no veo
y sólo en claroscuros aparece?

No es una ruta fácil el camino
que ha de seguir la luz hasta perderse
como yo esta mañana me he perdido
en la Alte Galerie de Dresde.

Porque se pierde el hombre. Sí: se pierde
cuando todo empieza a sucederse
y nada es lo que ha sido, y está siendo
únicamente en el instante éste

en que leo, en un cuadro de Rembrandt,
Saskia van Uylenburg als Mädchen.
Nada hay en un museo que no sea
gastada luz y repetido serse.

Por eso el yo divaga por el limbo
sobre el color de claridad celeste
cuando las horas y los días pasan
por el único ónice terrestre

en el que la antracita de la vida
no los hace perderse,
sino que los devuelve transformados
en un terso diamante transparente

dentro del cual espacio y tiempo,
color, materia y forma trasparecen,
como yo, al ver ayer
este magnolio japonés en Dresde:

se han caído algunos de su pétalos
blancos y rosas por el aire leve,
pero no se han perdido si los salva
este poema de marzo eterno en Dresde.

Que sus flores se fundan para siempre
con el nácar y el níquel de la nieve
como me fundo yo en mi memoria
con esta imagen de la luz de Dresde
por la que voy llegando hasta mí mismo
por un camino cada vez más breve.

from, Horas extra (León: Universidad de León, Everest, 2011).

Share this Poem with your co-workers or friends