Después de la escena

This reading was recorded for Phonodia in Buenos Aires, on the 10th of December 2014.

Read by Ana Arzoumanian on 10 December 2014

Después de la escena

Después de la escena
tiraron tu ropa en un basural,
y vos, casi sin darte cuenta,
te dormiste.
Después de la escena
te dejaste doblegar
el vientre, su grieta lineal,
lo doméstico de tus vellos
entre los muslos.

Una sonámbula
que ya no siente el desgarrón,
una sonámbula duerme
en el cuarto de los niños, anda con corsé;
pasea por la casa
con la lengua de él adentro,
con su lengua rechinando los dientes.
Sentiría vergüenza, ese rubor
de quien tiene algo que perder,
si tuviese un rostro.
Pero en esa casa
ella camina con los ojos
salpicados de gotitas sin luz,
más oscuro que la ausencia de luz,
más oscuro, más viscoso.

Después de la escena, otros
profanaban, ensartaban
su cuerpo, su ropa en un cordoncito
en la soga del patio de la casa familiar
en la soga del patio de la terraza
la terraza que miraba a un callejón,
y la lengua adentro,
y un disco plano; tu cara
un disco plano que sirviese para arrojar,
un disco de atletas, de gladiadores,
un disco que fuese más rápido
cuanto más rápido lo lanzasen,
una lámina circular de piedra o de metal,
una oblea, una placa,
cosas muchas veces repetidas,
cosas como larvas, como suturas,
la fétida constricción del rostro.

from El ahogadero (Tsé-tsé: Buenos Aires, 2002).

Share this Poem with your co-workers or friends