El oráculo de la rosa

This reading was recorded by Alessandro Mistrorigo at Phonodia LAB in Venice, Italy, on the 17th of February, 2014.

Read by Zingonia Zingone on 17 February 2014

El oráculo de la rosa

V

La tempestad nace de la ira de los dioses.
Khalil viene del desierto y sabe
que la mujer es misterio velado.
Las agujas de arena hieren su rostro,
penetran y lastiman,
dejan huella en sus versos.
La tempestad muere en la dicha eterna.
Khalil es un hombre del desierto,
donde el destino es nómada
y la ira de los dioses se resuelve
en la danza de las huríes.

XVII

Una caravana de pájaros traza la ruta.
Khalil levanta los ojos. Las nubes pregonan lluvia.
Triunfa el verdor del trópico, la exuberancia
de la tierra mojada.
Khalil respira libre de sombras
y como girasoles nacen de sus manos
los versos de la luz.
Un relámpago parte las horas
en infinitas centellas de Venus.
Khalil aguarda libre de sombras.
Las centellas unen su canto,
funden su luz en un único fuego.
Khalil permanece en posición de loto.
Florece en su campiña una mujer.
Es la mujer que lleva la semilla del amor.

from Los naufragios del desierto (Madrid, España: Vaso Roto Ediciones, 2013).

Share this Poem with your co-workers or friends