La partitura

This reading was recorded by Alessandro Mistrorigo at Phonodia LAB in Venice, Italy, on the 18th of April, 2014.

Read by Vicente Cervera Salinas on 21 March 2014

La partitura

Diestras son las manos y veloces, cuando
el organista emprende itinerarios del sonido.
Toda la tensión del cuerpo hace presa en los acordes,
sobre modulaciones, y entre las armonías.
Incluso la presión inquieta de sus pies
hace pensar, al arrobado espectador, que nada
será ajeno; ni una fibra, ni una arteria,
ni siquiera aquella célula que pronta está a expirar
escaparán a su atención febril, que alimenta
y que cautiva en plenitud todo su ser. Lo verás
como el perpetuo esclavo en la aventura que vendrá.
La aventura que trazó otra mano aún más diestra:
partitura hecha de símbolos eternos
y de una entonación universal. Y así, el artista
se aprisiona con el fin de liberar la nota muerta,
el silencioso pentagrama que hace entrega
de sus dones al oficiante consumado.

No imagino una manera más rotunda de hallar
una metáfora a mi búsqueda perpetua.
Son las manos que presiento sobre el cuerpo
adormecido. Es la ofrenda, el ofertorio,
el silenciado contrapunto que mi espíritu atesora
y que espera enriqueciendo el pentagrama de mi vida.
Sin saber si ha de llegar aquel artista
que interprete, absorta su mirada en mis acordes,
los fraseos musicales que forjé y dejé descritos
bajo claves, armaduras y furtivas variaciones.
A la intensa partitura que inventé con entusiasmo
y con pasión, y que hoy reposa en el atril
de la destreza.

from La Partitura (Madrid: Vitruvio, 2001).

Share this Poem with your co-workers or friends