Postal sevillana 1972

This reading was recorded by Alessandro Mistrorigo for Phonodia at the Università degli Studi di Milano, Italy, on the 20th of March, 2014.

Read by Abelardo Linares on 20 March 2014

Postal sevillana 1972

A la memoria de Vicente Tortajada

Con rigidez artrítica yergue su campanario la Giralda,
toda ella hecha de desnuda carne rosa.
El cielo, de tan azul, parece sufrir de cianosis.
Una sola paloma solitaria rubrica con su vuelo
el africano sopor del casi mediodía.
Junto a la catedral, las calles huelen
a azahar y a orines de caballo.
Ni canónigos ni toreros, guías a comisión del 25%
conduciendo desfallecientes racimos de turistas
por callejones en los que hasta los gatos
simulan ser de los tiempos del rey Pedro.
En los bares de la Judería, camareros de tiza en la oreja
rezan atropelladamente las tapas del día
santificadas entre vírgenes y carteles de toros.
El suelo, que espera eternamente ser barrido,
es una honda playa de aserrín y huesos de aceituna
en la que resulta grato alargar sin fin las rondas de cerveza.
Los guardacantones de las descascarilladas casas señoriales
comulgan todavía con auténticas ruedas de molino.
De sus hondos zaguanes que dan a patios con cancela
se desprende una penumbra nostálgica de oasis
con el refrescante auxilio de azulejos y macetas.
El asfalto de las doce cuarenta y cinco
presiente ya la cera derramada de las procesiones.

La mañana, aún intacta, tiene una transparencia de metacrilato.

from Y ningún otro cielo (Barcelona: Tusquets, 2010).

Share this Poem with your co-workers or friends