Salí disparando con pasos largos

This reading was recorded for Phonodia in Buenos Aires, on the 10th of December 2014.

Read by Ana Arzoumanian on 10 December 2014

Salí disparando con pasos largos

Salí disparando con pasos largos,
abuela, corré,
no te des vuelta,
están ahí, corré,
te están mirando;
hacia el otro lado, disimulá,
ahora disimulá, no grites,
Quién te auxiliaría ahora
si estás sólo vos
para hacer el juego;
aflojá eso adentro, tené paciencia,
sólo son cuerpos
que te amenazan, te vigilan,
sólo con sus cuerpos
presionan y atestan.
Como un esclavo sin amo
que no suplicara,
que no tendría a nadie
a quién rogar,
tené paciencia y olvidate;
pronto el último estará a raya,
en su quemadura ya el último
y habrás muerto.
No intentes juntar las piernas,
ya están desprendidas, ¿no ves?,
aunque hayan sacudido
la aceitunada piel de la furia,
no te desacomodes, ves
de a poco no va quedando nada,
guardate en los dedos,
quedate inerte,
guardá el estrangulamiento de las uñas,
y no te hagas más la muerta.
Es lo mismo,
será lo mismo, ahora
yo seré la suplente, abuela,
la que se expresa en tu lugar omitido,
la que hace tu papel en mi garganta.

from El ahogadero (Tsé-tsé: Buenos Aires, 2002).

Share this Poem with your co-workers or friends