Solo a dos voces

This reading was recorded by Alessandro Mistrorigo for Phonodia in Valencia, Spain, the 6th of July, 2017.

Read by Jaime Siles on 6 July 2017

Solo a dos voces

Voz Primera

En cada cosa hay,
oculto, un pentagrama
que acude a tu memoria
cada vez que lo llamas

y pone en movimiento
las llanuras del alma
y te salva del mundo
porque anula la nada.

Las notas de su música
por el aire resbalan
y llenan el espacio
de sostenida magia

donde cielos sin luna
rielan en las aguas
de sonidos sin nombre
y lenguajes sin habla;

donde ser es sentirse
emanación de un aura
que cruza los jardines
de una tarde borrada

pero que no ha pasado,
que está aún intacta
dentro de un tiempo tenue
que tiñe un tono malva

por el que cruzan pájaros
de picos escarlatas
y regresan palomas
de regiones extrañas.

¿Qué suena en ese río
de Mozart, qué granada
del más allá se oculta
dentro del pentagrama?

¿Quién pulsa sus oboes,
quién sus columnas alza,
quién sus vïolas tensa,
quién sus paisajes traza?

¿Es Mozart o Dios mismo
quien estos bloques labra,
quien esa trompa templa,
quien ese tempo alarga?

Voz Segunda

La música no existe
ni existe el pentagrama
ni la voz ni el sonido
sino un viento fantasma

que escuchas, cuando oyes
el ruido de la nada
no fuera sino dentro
de ti, de tu palabra,

a la que tú te asomas
como si no sonara,
pero cuánto perfume
en su liquen de escarcha.

El yo se te extravía
como una bengala
del último sonido
diluido en la sala,

mientras la noche borra
vïolines y flautas
y es una lenta tinta
la que mueve las ramas.

La música ha cesado
y, con ella, la magia
y lo real se hunde,
como siempre, en la nada.

Voz Primera

Pero no Mozart: nunca
su sonido se acaba.
Su música es la forma
de lo eterno en el alma.

Suenan en él países,
planetas, panoramas,
penumbras que se mueven
al ritmo de sus alas,

pianos que parecen
nimbos, nubes, cascadas,
pinturas que despliegan
partituras de mapas

en las que se percibe
la muerte galopada,
caballos y jinetes
en una estampa exacta,

en la que no se escucha
sino un rumor de adargas
que atraviesan la noche
más allá de la nada.

from Horas extra (León: Universidad de León, Everest, 2011).

Share this Poem with your co-workers or friends